Una vez seleccionado él o los tanques biodigestores autolimpiables, es necesario analizar el área de ubicación, lo que debe contemplar las salidas de los baños, el tamaño de los biodigestores autolimpiables, la salida de los lodos digeridos y la disposición final del efluente. Esto lleva a la elaboración de un esquema de instalación que esté de acuerdo al área disponible para la selección del modelo más adecuado. La instalación contempla la excavación de acuerdo al diámetro y a la altura de los biodigestores autolimpiables y la excavación de los registros de lodos y tuberías.

Ya instalados los biodigestores autoloimpiables, se procede a la colocación de los accesorios que vienen incluidos, junto con los manuales de instalación y operación. En seguida, se rellena con material fino el espacio comprendido entre la excavación y el biodigestor autolimpiable, para por último llenarlo con agua.

CONSULTA MÁS INFORMACIÓN EN LOS SIGUIENTES BOTONES: